domingo, 8 de marzo de 2015

Diles que paren

Que pasa cuando mi mente no puede para de pensar, cuando cada momento me tortura, cuando el hubiese está más presente que el hoy. Que pasa si nunca puedo dejar de pensar, que pasa si este rumor que inunda mi cabeza nunca parase de recordar ese sentimiento que hacer que de repente mi pecho sea pequeño y quizá de una forma extraña duela, que me cueste respirar.
Solo quiero dejar de pensar, de torturarme con memorias que no sirven para nada, quiero recordar la parte feliz de la historia pero cuanto más suena en mi cabeza esa parte siempre queda en la sobra de este otro sentimiento, que ni siquiera yo, puedo dar nombre.
Quizás todos piensen que pensar se me de bien, puede ser que muchos piensen que no tiene nada de malo pero cuando no puedes olvidar sentimientos, cuando por mucho que quiera basarme en los echos mi pecho sigue atormentándome, cuando mi corazón sigue bailando aquella canción que ya no quiero recordar, sus notas siguen vivas, como si hubiesen cobrado vida propia, a veces opacadas por un pensamiento fugaz, las siento como las olas del mar , a veces más fuerte otras no tanto pero siempre presentes, haciendo me querer escapar desesperadamente, queriendo evitar lo inevitable.
Trato de sonreirá pero solo siento como si me ahogase cada vez un poco más, quizás ya no me esté ahogando, quizás solo sea el recuerdo y su dulce tortura.
 Y te escribo a ti, querido tiempo, para que esta vez te dejes llevar, ya no quiero esperar más, llévame al siguiente destino porque siento que en este lugar ya se acabó mi camino.

1 comentario:

Lyly Wayne dijo...

Me encanta tu blog! pasate por el mio ^^
http://srtatraumer.blogspot.com.es/